PUBLIREX
    
Parálisis cerebral

 La parálisis cerebral es un conjunto de trastornos del movimiento y postura que comparten las siguientes características:

• La lesión ocurre en las etapas más importantes del desarrollo cerebral del niño, generalmente durante los últimos meses del embarazo y hasta los primeros 2 o 3 años de vida.
• La lesión afecta los centros cerebrales que controlan el movimiento.
• La lesión no es progresiva, una vez que se produce, no avanza ni se agrava.
• La lesión no desaparece ni desaparece, pero su manifestación si puede modificarse.
• La causa que produce la lesión es variada.
• Además del trastorno del movimiento suele acompañarse de otros problemas no menos importantes como: alteraciones en la visión, audición, comprensión, atención, convulsiones, etc.

Más de la mitad de los niños que tienen parálisis cerebral, manifiestan su problema por "rigidez o tensión" en los músculos del cuerpo, por lo que adoptan posturas anormales que mantienen sus brazos y piernas doblados o flexionados sobre el cuerpo, o rectos y extendidos. Esta "rigidez", recibe el nombre de "Espasticidad".

Otro grupo de niños (1 de cada 4) manifiestan su problema por debilidad o flacidez en algunas posiciones y dureza o rigidez en otras, además de presentar problemas involuntarios con incoordinación muscular al intentar mover alguna parte de su cuerpo. Esta incoordinación recibe el nombre de "Atetósis".

Finalmente un menor número de niños manifiestan sus problema por dificultad para mantener el equilibrio en diferentes posiciones; el problema es acompañado de una marcha inestable o titubeante, ésta "inestabilidad" recibe el nombre de "Ataxia".


Aún no es posible determinar la causa principal que origina la parálisis cerebral; no obstante la asfixia (falta de niveles adecuados de oxígeno en el cerebro) por sí sola es una de las causas. Algunos niños con parálisis cerebral tienen malformaciones ajenas al sistema nervioso central, lo que puede incrementar el riesgo a padecer asfixia durante el periodo perinatal.

Bajo el concepto de parálisis cerebral encontramos distintos tipos de trastornos con causas diferentes y con pronóstico variable que dependen del grado de afectación y extensión de la lesión en el cerebro.

Las causas se clasifican de acuerdo a la etapa en que ha ocurrido el daño al cerebro que se está formando, creciendo y desarrollando. Se clasificarán como causas prenatales (antes del nacimiento), perinatales (al momento del nacimiento) ó postnatales (después del nacimiento).

Causas

1.- Causas antes del nacimiento


Falta de oxigenación cerebral ocasionada por problemas en el cordón umbilical o la placenta.
Malformaciones del sistema nervioso.
Hemorragia cerebral antes del nacimiento.
Infección por virus durante el embarazo.
Incompatibilidad sanguínea entre la madre y el niño (RH Negativo).
Exposición a radiaciones durante el embarazo.
Ingestión de drogas ó tóxicos durante el embarazo.
• Desnutrición materna (anemia).
Hipertiroidismo, retraso mental ó epilepsia materna.
Amenaza de aborto.
Ingestión de medicamentos contraindicados por el médico.
• Madre añosa ó demasiado joven, etc.

2.- Causas durante el nacimiento


• Niños prematuros.
Bajo peso al nacer.
Falta de oxígeno en el cerebro durante el nacimiento.
• Complicaciones durante el parto.
• Mal uso y aplicación de instrumentos (fórceps).
• Placenta previa ó desprendimiento de la placenta.
Parto prolongado y/o difícil.
Asfixia por circulares de cordón umbilical al cuello.
Cianosis al nacer. (Coloración oscura de la piel).
• Introducción de líquido en las vías respiratorias.
• Partos múltiples. (Gemelos, trillizos).
• Puntuación Apgar baja.(Puntuación que valora el estado de salud del bebé al nacimiento), etc.

3.- Causas después del nacimiento


Golpes en la cabeza.
• Infecciones del sistema nervioso (Meningitis, Encefalitis).
Intoxicaciones (con plomo, arsénico).
Epilepsia (Convulsiones).
Fiebres altas con convulsiones.
• Accidentes por descargas eléctricas.
• Lesión del sistema nervioso por falta de oxígeno.

El niño que tiene parálisis cerebral presenta falta o retardo en el desarrollo de los movimientos si se compara con otros niños de la misma edad.

La parálisis cerebral es un trastorno frecuente, 2 de cada 1000 habitantes la desarrollan. Unas 500,000 personas en los Estados Unidos tienen alguna forma de parálisis cerebral. Cada año casi 1,500 niños preescolares son diagnosticados con parálisis cerebral.

De acuerdo con lo publicado por Jurado García en el estudio de epidemiología en el Hospital Infantil de México, el 9.6% de los recién nacidos vivos nacen antes de cumplir la semana 37 de gestación; es decir son prematuros, estos niños suman 210 mil recién nacidos cada año y de ellos el 10.2% es decir 238,980 nacen con bajo peso para la edad gestacional.

Clasificacion de la parálisis cerebral infantil segun la extensión del daño.
El sufijo "plejia" significa ausencia de movimiento.
Cuando hay algún tipo de movilidad se utiliza el sufijo "paresia" (cuadriparesia, tetraparesia, hemiparesia y monoparesia).

Cuadriplejia: Están afectados los cuatro miembros.
Tetraplejia: Afectación global incluyendo tronco y las cuatro extremidades, con predominio de afectación en las extremidades superiores.
Triplejia: Afectación de las extremidades inferiores y una superior.
Diplejia: Afectación de las cuatro extremidades con predominio en las extremidades inferiores.
Hemiplejia: Está dañado solo un lado del cuerpo (hemicuerpo) y dentro de este el más afectado es el miembro superior.
Doble hemiplejia: Cuando existe una afectación de las cuatro extremidades, pero es mucho más evidente en un hemicuerpo, comportándose funcionalmente como una hemiparesia.
Paraplejia: Son muy poco frecuentes, se afectan solo los miembros inferiores.
Monoplejia: Se afecta un solo miembro (brazo ó pierna) estos casos son poco comunes.

Tipos de parálisis cerebral
Hoy en día los médicos clasifican la parálisis cerebral en cuatro categorías amplias: espástica, atetósica, atáxica y mixta.

• Parálisis cerebral espasticas.
• Parálisis cerebral atétosica.
• Parálisis cerebral ataxica.
• Parálisis cerebral mixta.

Para ver información detallada de los tipos de parálisis cerebral. Click aquí (Archivo pdf)

Para ver esta información es necesario que tenga instalado Acrobat Reader en su equipo si desea instalarlo. Click aquí




Señales tempranas de la parálisis cerebral infantil
Usualmente las señales tempranas de la parálisis cerebral aparecen antes de los 3 años de edad, y a menudo son los padres de familia las primeras personas que sospechan que su niño no está desarrollando las destrezas motoras normales. Con frecuencia, los niños con parálisis cerebral alcanzan lentamente las etapas del desarrollo, tales como el aprender a rodar, a sentarse, gatear, sonreír ó caminar. A veces esto es llamado retraso del desarrollo psicomotor.

Algunos niños afectados tienen un tono muscular anormal. El tono muscular disminuido se llama hipotonía, en el cual el niño parece flácido, relajado, y hasta abatido. Un tono muscular aumentado se llama hipertonía, en el cual el bebé parece rígido y tieso. En algunos casos el niño muestra un periodo inicial de hipotonía que progresa a hipertonía en los primeros dos o tres meses de vida.

Los niños afectados pueden tener también una postura irregular ó favorecer el uso de un lado de su cuerpo. Los padres, que por alguna razón están preocupados por el desarrollo de su niño, deben ponerse en contacto con su médico, quien puede ayudarles a distinguir las variaciones normales y los trastornos del desarrollo.

Efectos de la parálisis cerebral
Un niño con parálisis cerebral puede presentar alguna ó casi todas estas características en mayor ó menor grado:
Movimientos lentos, burdos ó entrecortados.
Rigidez de los músculos.
Movimientos involuntarios de los músculos.
Espasmos musculares.
Flacidez.

Otros trastornos relacionados con la parálisis cerebral infantil
 Visión.
 Precepción espeacial.
 Audición.
 Epilepsia.
 Lenguaje.
 Aprendizaje.
 Otras dificultades.
 Otros prblemas asociados.

Para ver información detallada de los tipos de parálisis cerebral. Click aquí (Archivo pdf)

Para ver esta información es necesario que tenga instalado Acrobat Reader en su equipo si desea instalarlo. Click aquí

Diagnostico
Los médicos diagnostican la parálisis cerebral poniendo a prueba las destrezas motoras del niño y observando cuidadosamente su historial médico; además de verificar los síntomas ya descritos (desarrollo lento, tono muscular anormal, postura irregular), el médico también pone a prueba los reflejos del niño y observa la tendencia inicial en cuanto a la preferencia de mano.

Los reflejos son movimientos que el cuerpo hace automáticamente en respuesta a un estímulo específico por ejemplo: si se pone al recién nacido de espaldas y con las piernas sobre la cabeza, el bebé extenderá automáticamente sus brazos y hará un gesto que se llama "Reflejo de Moro" el cual parece un abrazo. Normalmente los bebes pierden este reflejo después que alcanzan los seis meses, pero aquéllos con parálisis cerebral lo retienen por periodos anormalmente largos.

Los médicos también pueden observar la preferencia de mano dominante (tendencia de usar la mano derecha ó izquierda). Cuando el médico suspende un objeto frente al niño y a su costado, un niño que tiene preferencia de mano usará la mano preferida para tomar el objeto aún cuando el objeto esté más cercano a la mano opuesta. Durante los primeros doce meses de vida, los niños usualmente no muestran una preferencia de mano, pero los niños con hemiplejia espástica en particular, pueden desarrollar una preferencia mucho más temprana ya que la mano no afectada es muy fuerte y útil.

El próximo paso en el diagnóstico es el de eliminar otros trastornos que pueden causar problemas de movimiento y más importante aún los médicos deben determinar que la condición del niño no empeore. A pesar de que sus síntomas cambian con el tiempo, la parálisis cerebral no es una enfermedad progresiva. Si el niño continúa perdiendo destrezas motoras, es probable que el problema sea debido a otras causas (enfermedades genéticas, musculares, trastornos del metabolismo ó tumores del sistema nervioso).

El médico también puede ordenar pruebas especializadas para conocer más de la posible causa de la parálisis cerebral.

Esto se ordenará con base en la sospecha clínica etiológica ó la presencia de complicaciones.
Exámenes de sangre: (STORCH, perfíl metabólico, gases arteriales, química sanguínea).
Neuroimágenes: (TAC, resonancia magnética).
Ultrasonido.
Electroencefalograma.
Potenciales evocados visuales y auditivos.
Telemetría.
Aplicación de pruebas psicológicas.
Aplicación de baterías (pruebas) para lenguaje, integración neurosensorial, test articular y valoración muscular.

Tratamiento
Tratamiento multidisciplinario.
Tratamiento farmacológico.
Tratamiento quirúrgico.
La primera entrevista.
Atención el hogar.

El tratamiento de los niños con parálisis cerebral debe ser interdisciplinario debido a las diferentes áreas que habitualmente se comprometen, estableciendo metas a corto, mediano y largo plazo de acuerdo a los cambios que se van presentando neurológicamente; los cuales son ocasionados por el desarrollo del encéfalo.

Dentro de las especialidades médicas que siempre deben participar como equipo básico están: los fisiatras, pediatras, neuropediatras y ortopedistas. Como interconsultantes oftalmólogos, otorrinolaringólogos, psiquiatras, genetistas y odontólogos.

De las áreas terapéuticas: fisioterapeutas, fonoaudiologos, terapeutas ocupacionales, psicólogos, educadores y trabajadores sociales.

El manejo se debe iniciar lo más precozmente posible, una vez establecido el diagnóstico o los factores de riesgo de lesión encefálica, se dirige a estimular al niño en forma multisensorial, normalizar tono, mantener arcos de movimiento, estimular patrones de movimiento, cambios de posición, posturas adecuadas y equilibrio. Los niños menores de 3 años pueden beneficiarse al recibir servicios de intervención temprana. Para los niños mayores los servicios de educación especial y servicios relacionados están disponibles por medio de la escuela pública para ayudar a los niños a rendir y aprender.

Tipos de Tratamientos para la parálisis cerebral
Información mas detallada. Archivo PDF
Para ver esta información es necesario que tenga instalado Acrobat Reader en su equipo si desea instalarlo. Click aquí.

Consejo para los padres de niños con parálisis cerebral infantil
• Aprenda más sobre parálisis cerebral, mientras más sabe más puede ayudarse a usted mismo y a su niño.
Demuéstrele a su niño cariño y juegue con él. Trate a su hijo o hija igual como lo haría con un niño sin discapacidad. Lleve a su niño a diferentes lugares, lean juntos y diviértanse.
Aprenda de los profesionales y otros padres como cumplir con las necesidades especiales de su niño, pero trate de no volver su vida una ronda de terapia tras terapia.
Pida ayuda de su familia y amigos. Cuidar a un niño con parálisis cerebral es trabajo duro, enséñele a otras personas lo que deben hacer y déles diversas oportunidades para practicarlo mientras usted toma un descanso.
Manténgase informado sobre nuevos tratamientos y tecnologías que puedan ayudar. Siempre se están desarrollando nuevos enfoques y estos podrían hacer una gran diferencia en la calidad de vida de su niño.
• Infórmese sobre tecnologías asistenciales que pueden ayudar a su niño. Esto podría incluir un simple tablero de comunicación para ayudar a su niño a expresar sus necesidades y deseos. Su niño, igual que cualquier niño, tiene una vida entera para aprender y crecer.
• Trabaje con profesionales en intervenciones tempranas ó en su escuela para desarrollar un plan individualizado de servicios para la familia y un programa educativo individualizado que refleje las necesidades de su niño. Asegúrese de incluir servicios relacionados, tales como terapia del habla y lenguaje, terapia física y terapia ocupacional.

A continuación se indican una serie de medidas y cuidados generales para realizar en casa.
• Mantener al niño en posición funcional.
• Mantenerlo limpio y confortable.
• Ayudar al niño para que logre la posición de sentado si es necesario con aditamentos especiales para las sillas convencionales o de ruedas.
Impedir que durante el período convulsivo se lesione alguna parte del cuerpo.
• Lograr que el niño pueda succionar, masticar y tragar.
Facilitar el proceso de alimentación vigilando siempre su estado de nutrición.
• Iniciar educación de la vejiga e intestino.
• Facilitar la comunicación.
• Estimular el desarrollo del niño.
• Evitar la completa inmovilidad.
• Facilitar la circulación de la sangre con cambios frecuentes de postura.




© 2014 Instituto Nuevo Amanecer Derechos Reservados. Una solución de Cyber Works